Teniendo en cuenta que históricamente el póker se podría decir que ha sido un coto casi exclusivo de los hombres, en los últimos años destaca la presencia de un número de mujeres cada vez más importante, tanto en lo que se refiere a la cantidad como a la calidad de las mismas. Atrás queda ya aquel estereotipo del varón con malas artes o una vida más que cuestionable, dejando paso a unas mesas que no distinguen entre género ni edad y en las que predominan los jugadores con una buena preparación intelectual.

No se puede negar que, aun estando lejos de ver en las mesas de los grandes eventos de póker una proporción similar de mujeres y hombres, algunas de estas damas pioneras en llegar a las altas esferas del póker están poniendo los mimbres para que esto suceda.

CÓMO JUGAR PÓKER

Sin duda uno de los mejores ejemplos es el de la norteamericana Vanessa Selbst, de largo la mejor jugadora en la historia del póker. Esta licenciada en Ciencias Políticas por la Universidad de Yale acumula casi de 12 millones de dólares de ganancias solamente en torneos de póker en vivo. Se trata de la única mujer que posee 3 brazaletes de campeona en las Series Mundiales (WSOP) y ha logrado victorias tan importantes como la del High Roller de la PokerStars Caribbean Adventure en Bahamas, que le supuso un premio de casi 1,5 millones de dólares. Se podría decir que a sus 32 años y en tan solo una década en el póker profesional, ha ganado casi todo lo que se puede ganar. Durante años la jugadora de Brooklyn ha encabezado el ranking mundial de mujeres y se ha mantenido en los primeros puestos del global. Sin duda Vanessa es el referente femenino en el póker a nivel mundial.

TUTORIAL PARA JUGAR PÓKER DE FORMA RÁPIDA Y FÁCILElla no es el único exponente destacado de este género. La británica Liv Boeree es otra estrella mediática en el mundo del póker y actualmente se encuentra en la 7ª posición del ranking mundial femenino. Esta presentadora, modelo y licenciada en astrofísica, capta una gran parte de la atención en los grandes eventos de póker y no solo por su belleza. Liv ha reunido más de 3 millones de dólares en los torneos de póker en vivo y ha logrado excelentes resultados sobre todo en el circuito europeo, donde ha logrado incluso un título de campeona en un European Poker Tour (EPT).

La británica explica que no hay diferencia entre ser hombre o mujer a la hora de jugar al póker, sino que el secreto está en la preparación y el trabajo. Eso sí, afirma que la mujer puede llegar a ser más intuitiva emocionalmente, lo que le podría proporcionar una ligera ventaja. Si a esto le sumamos que algunos jugadores varones reconocen que en ciertas ocasiones se pueden distraer con la belleza de jugadoras como Boeree, las posibilidades de éxito aumentan un poco en este juego en el que cada detalle importa. Aunque puede que este caso concreto no sea el más apropiado, pues prácticamente todo el circuito conoce la relación sentimental que la británica mantiene con el jugador ruso Igor Kurganov. Y es que últimamente están de moda las parejas de póker y no precisamente las de naipes.

En la misma especialidad no se queda atrás la estadounidense con doble nacionalidad francesa Vanessa Rousso, otra bella jugadora que en los últimos años ha sido considerada como uno de los sex symbols de las mesas de póker, pero que, observando su trayectoria, para nada se queda en un rostro bonito. Popular también por haber participado en Big Brother USA, además de ser imagen de GoDaddy o haber aparecido en varios programas televisivos de póker, la Rousso puede presumir de formar parte del Top 5 histórico de las mujeres que más dinero han ganado jugando a este juego, más de 3,5 millones de dólares. En su currículum figuran logros tan importantes como el título en un World Poker Tour en New Jersey o la victoria en el High Roller del EPT Grand Final de Montecarlo, por el que cobró más de medio millón de euros. Se trata de un buen ejemplo de que la belleza no está reñida con la inteligencia, y para muestra basta mencionar que es licenciada en Economía y en Ciencias Políticas.

A estas tres estrellas podríamos sumar a la británica Victoria Coren. Esta escritora y columnista de The Observer, también muy conocida por ser conductora del concurso televisivo Only Connect e hija del popular humorista británico Alan Coren, ha sido pionera en casi todo lo relacionado con el póker. Vicky se convirtió en la primera mujer en ganar un European Poker Tour en 2006, o en vencer en el primer torneo de póker con celebridades televisado en su país, y también en el primero televisado de profesionales.

Por si fuera poco, Vicky hizo historia en 2014 al convertirse nada menos que en el primer y único jugador de póker (hombre o mujer) que repetía título en un circuito de la magnitud del European Poker Tour. Algo de lo que ni los más grandes van a poder presumir, puesto que ese tour desaparecía hace unos meses para pasar a formar parte de otro circuito más global.

Pero no hay que irse tan lejos para encontrar mujeres que triunfan en el póker y abren camino a las que vengan detrás. La malagueña Ana Márquez es otra gran estrella de este deporte mental que ya sabe lo que es ganar un gran evento internacional como es el Hollywood Poker Open.

Comenzó a jugar en su época de universitaria en Estados Unidos mientras estudiaba Historia, y en pocos años encabezaba el ranking español absoluto de jugadores de póker, además de alcanzar la segunda plaza en el ranking mundial femenino por detrás de Vanessa Selbst.

El año pasado Ana volvía a dejarse ver por los torneos tras haberse mantenido una temporadita un poco apartada de las mesas. La malagueña explicó que su intención era desconectar un poco del juego, aunque se comenta que no por ello dejó descuidado del todo el póker, algo lógico teniendo en cuenta que su pareja Bryn Kenney es uno de los mejores jugadores profesionales del momento (3º del ranking mundial) y trabajar juntos es un buen modo de mejorar la estrategia.

Pero si Ana Márquez es quizás la jugadora de póker española más exitosa, hay otra que no le va a la zaga en lo mediático y ha supuesto un excelente escaparate para esta actividad. Se trata de la barcelonesa Leo Margets, bien conocida por gran parte del público por haber participado en el reality Supervivientes 2014 del canal Telecinco. La catalana, al margen de otros buenos resultados, dio el espaldarazo cuando en 2009 en Las Vegas terminó en el puesto 27 de las Series Mundiales, quedando de este modo como la primera mujer clasificada en esa edición y logrando una recompensa de más de 350.000$. Desde entonces Leo juega en casi todos los eventos que se disputan y se ha convertido en uno de los rostros femeninos más populares del circuito.

Estos nombres son solo hoy un ejemplo de las muchas mujeres que han luchado y lo siguen haciendo por cambiar el concepto que hasta hace unos cuantos años se tenía sobre el mundo del póker. No cabe duda que poco a poco lo van consiguiendo y que, a buen seguro, pronto veremos alguna mujer en lo más alto de este deporte. Para alguna de ellas ya es su próximo objetivo.

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here